El SAT recientemente publicó (https://www.gob.mx/sat/prensa/informa-el-sat-los-resultados-de-los-estudios-de-evasion-fiscal-realizados-en-2021-030-2022?tab=) dos estudios realizados en conjunto con la Universidad de Chapingo y la Universidad Autónoma de Coahuila, en los cuales se realiza un análisis sobre evasión fiscal en los sectores financiero y de minería.

En el caso del sector financiero, el estudio realizado por la Universidad de Chapingo concluye, aparentemente, una posible evasión por montos que oscilan entre 20 y 43 mil millones de pesos, por deducción indebida por créditos incobrables durante el periodo 2015-2019.

El estudio sobre evasión en el sector de minería, el estudio realizado por la Universidad Autónoma de Coahuila concluye una posible evasión de aproximadamente 19 mil millones de pesos durante el periodo 2016-2019; el origen de tal evasión es un presumible “disfraz” de inversiones (CAPEX) como gastos (OPEX), con el fin de “aumentar deducciones” y pagar menos impuestos.

En el comunicado se indica destaca que con la elaboración conjunta de tales estudios, se corroboró la utilidad de herramientas tecnológicas y de análisis del SAT, que permiten detectar oportunamente posibles evasores y, con ello, disminuir la evasión y elusión fiscal y combatir la corrupción.

 

El comunicado del SAT nos permite leer entrelineas varios mensajes, lo que en nuestra consideración es la materia relevante (los estudios académicos podemos estar o no de acuerdo con ellos, no es lo trascedente).

Primeramente, el SAT nos informa que está realizando estudios de sectores y subsectores de la economía para detectar indicios de evasión y elusión fiscal, y con ello, iniciar actos de control y fiscalización asertivos.

Relacionado con lo anterior, el SAT está tomando en consideración las tasas efectivas de ISR para identificar si los sectores y subsectores de la economía están aportando a la recaudación lo que debieren.

En segundo lugar tenemos que en el comunicado se refiere reiteradamente al término “evasión”, e incluso refiere a conductas con intención de “disfrazar” partidas. Lo anterior es un mensaje velado de posible judicialización de asuntos que en otros tiempos representarían una disputa sobre la interpretación de leyes o calificación de hechos.

En tercer lugar, la autoridad comunica, como reiteradamente lo ha hecho, que cuenta herramientas suficientes para detectar a quienes a su consideración están eludiendo o evadiendo.

Por todo lo anterior, nuestra sugerencia es revisar la toma de decisiones, por ahora del sector financiero y de minería, sólo para reconfirmar lo que está bien hecho o corregir lo que no lo esté.

 

**************************************

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!