La facultad del fisco (33, fracción IV del CFF) de enviar propuestas de pago o declaraciones prellenadas debe tener un límite consistente en ser una mera facilidad administrativa, el contribuyente debe tener el derecho de aceptarla o corregirla, por lo siguiente.

Ta facultad aunado a la tecnologización del SAT, nos ha llevado a un punto en donde las autoridades fiscales sustituyan a los particulares en la labor de preparación de declaraciones, lo cual puede percibirse como una facilidad administrativa o bien una medida protectora de la recaudación.

En la actualidad, el prellenado de tales declaraciones es parcial y se realiza con base en la información que obra en bases de datos del SAT, la cual principalmente proviene de información contenida en comprobantes fiscales digitales por internet y declaraciones previas.

En un futuro no muy lejano, los contribuyentes reciban declaraciones listas para envío y sin posibilidad de modificar una gran parte de sus rubros.

Lo anterior nos lleva a reflexionar qué rol tiene o tendrá el principio de autodeterminación de impuestos.

A través de jurisprudencia (9º Época), la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió que tal autodeterminación no es un derecho fundamental, sino una modalidad en el cumplimiento de la obligación.

 

 

En otros precedentes de dicho MáximoTribunal, se ha resuelto que la autodeterminación de contribuciones (manifestación de voluntad del contribuyente) goza de presunción de certidumbre, por tanto, produce todos sus efectos legales.

La complejidad y dinamismo de la Ley fiscal hace necesaria su interpretación jurídica, la cual se concretiza al presentar la declaración de impuestos. Por tanto, si bien la autodeterminación es una modalidad de una obligación como bien lo sostuvo nuestra Suprema Corte, no menos cierto es que dicha labor también conlleva el ejercicio de derechos.

Por tanto, mientras opere el principio de “buena fe” en la Ley fiscal, el contribuyente es quien debe autodeterminar sus contribuciones, sin posibilidad de que un robot lo sustituya.

Lo anterior no quiere decir que sea posible adoptar medidas para evitar la elusión o evasión fiscal, a través de dicho prellenado de declaraciones.

 

******************************

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!